La ciudad de Buenos Aires esta llena de lugares que se conservan desde su tiempo de gran capital que supo ser. Uno de estos edificios que mantienen sus estructuras arquitectónicas del 1900 es “La Confitería El Molino”, que se encuentra en la Avenida Rivadavia a la altura del 1801.

Esta ex confitería fue diseñada por el italiano Francesco Teresio Gianotti, para luego ser construida entre el 1914 y 1917. Debajo de esa impresionante cúpula se encuentran los bordes de oro de los techos, y su molino. Este lugar fue declarado en el año 1997 como Monumento Histórico Nacional, aunque el publico no puede acceder a el.

El edificio fue testigo de muchos gobiernos, marchas, y todos los eventos pertinentes a nuestro país por mas de 90 años, cosas que no mucha gente es capaz de recordar.

confiteria-el-molino.jpg

Vía | viajesenargentina