48_1.jpg

En 1918 un empresario de nacionalidad italiana Luis Barolo le encargó al arquitecto también italiano Mario Palanti el diseño y construcción de un edificio que sería el más alto de Buenos Aires. Este duro siendo el más alto hasta 1936 con la construcción del Kavanagh.

El proyecto fue dividido en tres partes las cuales llamaron El infierno, El purgatorio y El cielo, siempre demostrando la admiración que tenían Palanti y Barolo Por Dante.

Terminado en 1923 el edificio tiene 32 metros de frente, 42 metros de fondo y 100 metros de altura, sumando 16.630 metros cuadrados, en su interior se encuentra un armazón de hierro que sostiene toda la estructura (el primero en usar este método). Arriba de todo puede verse el faro giratorio que esta compuesto por 300.000 bujías que en su tiempo se usaba para transmitir noticias.

Este monumento histórico tiene doble entrada, una es por la Avenida de Mayo y otra por Hipólito Yrigoyen, pero solo esta abierta al publico la puerta que esta en la dirección Avenida de Mayo 1370. Una muestra de la historia arquitectónica de Buenos Aires.